Seguidores

3/26/2011

Misterioso sentir



Yo sé cómo se siente la manigua
que lame sus raíces enterradas
en la tierra.

Se también de la pequeña lombriz
que no asoma su cabeza ni duerme
en la guarida en donde vive sin luz.

Sé del campo aterciopelado
y sus vacas blancas, de pelo espeso,
de las que cubren la virtud del pobre
y se apegan a la codicia del rico…

Sé cómo se siente un clavel dejado
a la sombra de un árbol; calados
sus pétalos por la lluvia de lumbre
que cayó en su venerable frente.

Siento el olor a barniz fresco: laca
que reposa en la puerta y la aldaba,
haciendo tiempo entre el día
y la muerte que no acaba de tocar
la puerta.

Siento todo el dolor que asusta,
cuando la llama suele estar apagada
de llanto y vacio de caña y col.

Siento y no siento lo que debo sentir
al finalizar el día; las cosas simples
hacer delicias y cantos en los pórticos
de mi sed de querer ser yo misma
el fino tul de la lluvia...

© Derecho de Autor María del Mar - 2010

3 comentarios:

  1. ¡Sinceramente, magnífico amiga!
    Besos wapa.

    ResponderEliminar
  2. Te he leido con placer compañera, te dejo un abrazo
    Stella

    ResponderEliminar

Bienvenidos, y gracias por visitarme...